Breaking News

Zedillo pactó entregar la Presidencia al PAN en 2000

El ex presidente de México, Ernesto Zedillo, pactó con el PAN su llegada a la Presidencia de la República en 1994 y la transición para el 2000, asegura Roberto Madrazo, ex candidato presidencial en un libro titulado La Traición, editado por Planeta.

Tal y como lo da a conocer este lunes 14 de mayo de 2007 en su columna de EL UNIVERSAL Katia D’Artigues, Madrazo Pintado escribe en su libro:
“Visto con serenidad y con la perspectiva que te dan los años, me queda claro que tras la gestión política de Ernesto Zedillo se ocultó una alternancia de tramoya. Una alternancia nacida en el despacho del Presidente y montada sobre sus demonios antipriistas y tecnocráticos (…)".

"Desde mi punto de vista, de aquí derivan las inconsistencias de fondo que muestra hoy nuestra peculiar ‘transición’ a la democracia: forzada y forjada desde la manipulación presidencial, ajena por completo al proceso social que es toda transición auténtica (…) No debe sorprender o no debería sorprender, tratándose de un Presidente que alcanza la primera magistratura con un perfil totalmente ajeno a la cultura política del partido y a la política misma, ya no digamos a la historia y la cultura del país, siendo como es, un hombre sin arraigo nacional".

"Sólo así se explica que haya sido capaz de manipular a tal grado los procesos para heredarle la Presidencia a Vicente Fox, un personaje que será recordado por su incompetencia absoluta en la conducción de la nación como Presidente de la República”.




En su libro, Roberto Madrazo señala que ésa no es la única traición, también está la labor de Elba Esther Gordillo, su ex compañera de fórmula, quien siempre trabajó contra el PRI, dice, desde el 2000, para que ganara Fox y después, asegura, quería subordinar el partido a Fox y al PAN hacia el 2006 y apoyar a Santiago Creel.

“Por sus intereses, por su fortuna personal ‘inexplicable’, y por la situación tan vulnerable en que se encontraba frente del SNTE”, señala.

No sólo eso, sino que quería impulsar a Eduardo Bours como candidato presidencial y dejarlo a él y a Arturo Montiel a un lado.

Sobre el tema, Carmen Aristegui comentó en W Radio que la revista Proceso adelanta un capítulo del libro del tabasqueño.

“Para mí estaba claro, Zedillo había llegado a la Presidencia de la República después de un acuerdo con el PAN donde se negoció la alternancia del 2000. Hay que recordar que el asesinato de Colosio era una loza para el PRI y sólo una negociación logró que el PAN prácticamente abandonara la contienda para que la ganara Zedillo en 1994, es cuestión de revisar los medios entonces”.


Roberto Madrazo dice que rumbo a las elecciones presidenciales del 2000, Zedillo ofreció todo el apoyo a Labastida con la idea de entregar la Presidencia de la República al PAN y puntualiza que al perder ante Labastida la postulación, Zedillo le propone dirigir al PRI con la idea de que ya no regresara como gobernador de Tabasco, cargo en el que había pedido licencia en 1999.

“No era una generosidad, era una trampa”, dice Madrazo.

”Labastida iba a ser entregado junto con el PRI en la elección del 2000, estaba cantado y la militancia lo percibía, no iba a ganar Pancho, desde 1999 ya teníamos cinco años de experiencia con Zedillo y sabíamos muy bien cómo se las había gastado con el partido, en ese mismo tiempo hizo y deshizo. Hubo hasta siete presidentes nacionales, nunca visto en la historia del PRI y es que desde 1994 Zedillo pactó su arribo (del PAN) a la Presidencia de la República y en 2000, la transición."

No hay comentarios.